A propósito del Covid-19, vigencia del pensamiento de Nightingale a 200 años de su natalicio

florenceEn estos días en que estamos enfocados en el enfrentamiento al Coronavirus, se le brinda alta importancia a lo que hace más de 160 años, Florence Nightingale estableció para la práctica de enfermería. Aspectos que fueron publicados en: “Notes on nursing: What it is and what it is not”.

Dentro de su postulado, se puede apreciar una alta preocupación por un entorno saludable. En este sentido planteó: La práctica enfermera incluye el control del entorno de distintos modos para potenciar la recuperación del paciente. La eliminación de la contaminación, del contagio y el uso de una ventilación correcta, de una iluminación y de una temperatura adecuadas y el silencio, conformaban los elementos que debían identificarse para controlarse o manipularse en el entorno.

La teoría de Nightingale incluye tres tipos de relaciones principales:
1. Entorno-paciente
2. Enfermera-entorno
3. Enfermera-paciente

En su obra, definió y describió con detalle los conceptos de ventilación, temperatura, iluminación, dieta, higiene y ruido.

La mayor preocupación de Nightingale parecía ser que el paciente tuviera una ventilación adecuada; sus instrucciones a las enfermeras eran "que el aire que respira sea tan puro como el aire del exterior, sin provocarle un resfriado" el énfasis que puso en una ventilación adecuada indica que parecía reconocer este elemento del entorno como causa de enfermedad y recuperación. Por lo que se debía evitar el hacinamiento.

Nightingale ideó un sistema para medir la temperatura del paciente mediante la palpación de las extremidades para calcular la pérdida de calor (describió el primer procedimiento de enfermería).

La higiene como concepto es otro elemento fundamental de la teoría. A este respecto, se refirió específicamente al paciente, a la enfermera y al entorno físico. Observó que un entorno sucio (suelos, alfombras, paredes y ropa de cama) era una fuente de infección por la materia orgánica que contenía. Incluso si el entorno estaba bien ventilado, la presencia de material orgánico creaba un ambiente de suciedad; por tanto, se requería una manipulación y una eliminación adecuadas de las excreciones corporales y de las aguas residuales para evitar la contaminación del entorno. Exigía que las enfermeras se bañaran cada día, que su ropa estuviera siempre limpia y que se lavaran las manos con frecuencia.

Nightingale incluyó los conceptos de tranquilidad y dieta en su teoría del entorno. Enseñó a las enfermeras a valorar no sólo la ingesta alimenticia, sino también el horario de las comidas y su efecto sobre el paciente. Que las enfermeras debían saber satisfacer las necesidades nutricionales de sus pacientes.

Resaltó que se debe evitar que el paciente recibiera noticias que pudieran perturbarlo, que recibiera visitas que perjudicaran su recuperación y que su sueño fuera interrumpido.

En su obra, destacó a las enfermeras que proporcionan una atención sanitaria preventiva (enfermería de salud pública). En este sentido, creía que las enfermeras debían ser excelentes observadoras de los pacientes y de su entorno.

En la práctica de la enfermería del siglo XXI, estos conceptos siguen utilizándose; incluso han ganado importancia debido a los nuevos problemas de control de enfermedades que debe afrontar la sociedad mundial.

Si bien estos elementos sustentan el actuar básico de Enfermería, los elementos abordados por Nightingale en el desarrollo de la filosofía de Enfermería siguen presentes, pues los valores individuales, sociales y profesionales eran parte integrante del desarrollo de sus creencias. En este sentido Nightingale, resaltó la vocación de enfermería y el compromiso social que esta vocación exige. Destacó la veracidad (de lo que se hace) y la fidelidad (a las personas confiadas a nuestro cuidado y la propia profesión).

Creía en una humanidad universal y creativa, poseedora del potencial y la capacidad para crecer y cambiar.

Después de estos elementos estamos en condiciones de reflexionar que debemos:

- Emplear todo nuestro potencial para recuperar la salud de nuestros pueblos.

- Ser seguidores de la filosofía de Nightingale y que el sello distintivo de nuestra actuación sea el humanismo, la colaboración y la solidaridad.

- Promover en cada espacio, entornos saludables y ayudar así al cumplimiento de las orientaciones establecidas por la OMS/OPS, los Ministerios o Secretarías de Salud y las organizaciones políticas de cada país.

Que todo lo que hagamos sea un homenaje al natalicio de Florence Nightingale.

Convencidos que con la responsabilidad individual y colectiva, la solidaridad y la colaboración venceremos la pandemia.

Tomado del perfil de FaceBook de la MSc. Anahy Velázquez Aznar, Jefa del Departamento Nacional de Enfermería, MINSAP

Distribuir contenido